6

lunes, 11 de marzo de 2013

Mi hijo tiene discapacidad... ¿Qué hago?

 



La mayoría de las veces los médicos informan sobre la discapacidad del menor e inician las indicaciones médicas especiales para cuidarlo. Estas indicaciones son muy importantes y deben tomarse en cuenta y darles el seguimiento correspondiente.

 
Sin embargo, a la par de las indicaciones médicas, existen otros apoyos muy necesarios para evitar que la discapacidad afecte aún más el desarrollo del niño/a. Incluso en ocasiones, si solo es un niño de alto riesgo (prematuro, problemas en la gestación o en el parto, etc.), puede superar el problema de inicio, recibiendo estimulación temprana y evitar que se establezca el daño permanentemente.



¿A dónde puedo acudir?






Los Centros de Atención Múltiple en nuestro País reciben niños desde los 45 días de nacidos; cuentan con educación inicial, preescolar, primaria, secundaria y laboral.

Sin importar la discapacidad que presenten, existe personal especializado para atender todo tipo de necesidad. También existen otros Centros de apoyo como los que atienden a los niños con Parálisis Cerebral Infantil, Ciegos, etc. Dependiendo del diagnóstico del niño y las recomendaciones médicas se puede seleccionar el Centro o Instituto más adecuado para la atención del menor. Lo más importante es que las familias reciban atención lo antes posible.

 

 

Desde luego un niño con discapacidad intelectual y/o motora requiere de atención especializada. Es necesario contar con un grupo multidisciplinario (médicos especialistas, psicólogos, psiquiatras, etc.) que nos ayuden a darle la mejor atención a nuestro hijo.


Médico especialista.

El médico especialista nos ayudará a darle seguimiento a la salud física de nuestro hijo.


Psicólogo.

El psicólogo nos ayudará a llevar a cabo tareas que permitan un mejor desarrollo de nuestro hijo. Asimismo nos guiará en el bienestar emocional de la familia, educación especial al menor y estrategias de apoyo para padres, hermanos, abuelos y todos aquellos involucrados en nuestro entorno familiar.


Psiquiatra.

En el caso de algunos diagnósticos, también es necesario el apoyo del psiquiatra para el manejo de los diversos medicamentos. Es importante pedirle a su médico que lo refieran a la Institución adecuada.


Otros especialistas.

Dependiendo del diagnóstico del niño, pudiera ser necesario otro tipo de apoyo complementario como nutriólogo, terapista físico, ortopedista, oftalmólogo, cardiólogo  entre otros. De igual forma su médico podría darle mayor información al respecto.

 

Sin embargo, a pesar de la atención médica y educación especial que requieren, siguen siendo nuestros hijos como cualquier otro. Es decir, necesitan todo nuestro amor, cariño, comprensión, pero también las mismas reglas y límites que tienen los demás hijos. Esto no es fácil llevarlo a cabo por varios motivos: los sentimientos que se generan en la familia, la discapacidad del menor y aunado a eso los familiares externos también se encuentran confundidos para dar el apoyo conveniente.


Generalmente ante una discapacidad o necesidad especial, en los hospitales nos dan indicaciones médicas para el niño, pero pocas veces nos preguntan cómo nos sentimos, o que haremos como padres con nuestros sentimientos. Poco a poco iré tocando diferentes temas que involucran a toda la familia (nuclear y extensa) en siguientes artículos.

 

Cuando tenemos un hijo con discapacidad podemos fácilmente caer en alguna de las siguientes conductas:

·         No aceptación del diagnostico
·         Sobreprotección

Cualquiera de estos 2 extremos, le puede causar daño emocional a nuestro hijo.

 

¿Cómo aceptar la discapacidad de mi hijo?


 
Muchas veces lo que más nos cuesta es aceptar la etiqueta de “discapacidad”. Sin embargo, en el entendido de que discapacidad, es la falta de capacidad en alguna área en específico, me parece que todos tenemos algún tipo de discapacidad. Y al reconocer que la discapacidad no es la persona sino un área en específico que se tiene que trabajar, ya tenemos una tarea más fácil por hacer.

 
A pesar de los cuidados especiales que requiere su hijo, nuevamente hago énfasis en que es necesario tratarlo como a cualquiera de sus demás hijos. El establecimiento de reglas y límites será indispensable para el desarrollo óptimo del niño. En algunos trastornos o discapacidades en específico, este tema adquiere aun mayor relevancia, debido a que el manejo adecuado de límites será fundamental como estrategia de intervención para el desarrollo del menor.

 
Sin embargo, también se recomienda ampliamente a los padres acudir con un psicólogo para mejorar el entorno social del menor, y sobre todo el ambiente familiar. Lo anterior permitirá que todos los miembros de la familia se involucren y mejoren la calidad de vida de la familia en general.


Es importante que de acuerdo al diagnóstico de tu hijo, pidas mayor referencia a tu médico.
 
 

 







Teoría VS Realidad : Los sentimientos ante una discapacidad son distintos en la teoría y en la realidad 

¿Deben los padres compartir la cama con los niños con o sin discapacidad? 


¿Tengo un proyecto de vida para mi hijo con discapacidad? 

¿Cómo enseñar a mi hijo a dejar el pañal? Control de esfínteres para niños con o sin discapacidad 
Sobreprotección


         

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta información, solo me gustaría agragar que además de cuidados psicológicos y medicos es vital la ayuda espiritual tanto para la familia (papás y hermanitos) como para quien tiene la discapacidad, ya que esta brinda la posibilidad de fe y paz ante una lucha que sin duda será incansable.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar